Credit Suisse y el posible efecto dominó en la banca global

Tras una pasada semana convulsa en los mercados bancarios de EEUU, debido a las quiebras de Silicon Valley Bank y Signature Bank, la tormenta se está concentrando en estos momentos en territorio europeo (lo sé, Suiza no es Europa, pero está en territorio europeo), donde el banco de «riesgo sistémico (too big to fail¿?)», Credit Suisse, ha suspendido su cotización, tras desplomarse sus acciones más del 30%. Todo ello, tras el reconocimiento hace unos días, en su informe anual de 2022, de haber detectado una «debilidad material» en el control interno de la información financiera de la entidad. Según indicaban en un comunicado, en base a estos datos del informe había iniciado un plan para intentar subsanarlo, algo que parece que no ha llegado suficientemente a tiempo. La duda es: ¿tienen capacidad la entidad suiza de revertir la situación?, ¿será el Credit Suisse el siguiente gran banco en caer? o ¿se verán obligados los a rescatarlo?

Credit Suisse pone contra las cuerdas al BCE

GRÁFICO SEMANAL DE LAS ACCIOINES DE CREDIT SUISSE

Credit Suisse está sufriendo una nueva jornada de pánico después de que las acciones del banco suizo tocaran mínimos históricos. Los problemas de Credit Suisse vienen de muy lejos, pero la caída de SVB y Signature Bank en EEUU podrían estar dando la puntilla a este histórico banco europeo. La confianza es esencial en el sector bancario, y cada día parece un poco más claro que el público está dejando de confiar en Credit Suisse. Además, todo esto sucede a horas de la reunión del Banco Central Europeo en la que se esperaba una subida de tipos de 50 puntos básicos, por lo que todo está en el aire.

La caída de Credit Suisse en la bolsa ha tenido un episodio intenso tras la publicación de resultados y el reconocimiento de que la fuga de clientes sigue siendo un gran problema para el banco. El informe anual de Credit Suisse admitía que sigue perdiendo patrimonio y clientes desde el escándalo que protagonizó en 2021. Desde entonces, los problemas no han dejado de crecer para la entidad.

Su principal accionista dispuesto a dejarlo caer

La crisis de este histórico banco se ha agudizado, hoy miércoles, después de que el Banco Nacional Saudí (SNB por sus siglas en inglés), principal accionista de Credit Suisse Group, haya descartado brindar más asistencia financiera al banco suizo en dificultades, citando problemas regulatorios, según ha publicado la agencia financiera Bloomberg.

El banco saudí tiene una participación del 9,88% en Credit Suisse, según datos de Refinitiv, pero si supera el 10%, entrarían en vigor una serie de nuevas reglas y regulaciones por parte del organismo regulador saudí, el regulador suizo o el regulador europeo. En una entrevista con Reuters, el presidente del Banco Nacional Saudí (SNB por sus siglas en inglés) ha asegurado:

«La respuesta es absolutamente no, por muchas razones, fuera de la más simple que es regulatoria y estatutaria».

Los CDS por las nubes

Esto ha arrastrado a todo el sector bancario europeo y ha provocado que los credit default swap (CDS) o seguros de impago a un año se hayan disparado hasta superar los 830 puntos, frente a los 430 puntos de ayer. La probabilidad que otorgan estos seguros por impago al banco es del 51% a un año. Los CDS a cinco años descuentan una probabilidad de ‘default’ del 47%.

En este contexto, el banco suizo tenía todas las papeletas para ser el siguiente en perder la confianza total de los inversores, tras el pánico bancario que dio comienzo en EEUU la semana pasada.

La pérdida de confianza en la banca es la clave

Como decimos, la confianza en el sector bancario es fundamental y cada día parece más claro que el público la ha perdido (la está perdiendo) totalmente en cuanto a este tipo de entidades se refiere. Una muestra clara es que no sólo ha sufrido Credit Suisse en el día de hoy. Como consecuencia de la caída de la entidad helvética también han tenido que ser interrumpidas las cotizaciones de otras grandes corporaciones bancarias europeas como Société Générale (-11%), Monte dei Paschi (-8%) y Unicredit (-6%), entre otras.

Pero esto ha sido durante la mañana, cuando la bolsa de EEUU aún dormía. Tras la apertura nos hemos encontrado que S&P ha rebajado la calificación crediticia de emisor a largo plazo de First Republic Bank a BB desde A-, alegando que el riesgo de salida de capital sigue siendo muy elevado tras el colapso de SVB, y todo ello, a pesar de la ayuda estatal recibida. Debido a todo lo anterior, así luce la gráfica semanal de First Republic en este momento:

Veremos como evoluciona la situación en las próxima horas y días, pero todo apunta a que lo peor aún está por venir. Sólo queda esperar que no nos afecte demasiado…

Lectura recomendada del día:

Otros artículos que quizás te interesen:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *