Smart money – Dumb money

Comprar barato y vender caro. Ese es el principio básico en el que se basa cualquier inversor que pretende aumentar/rentabilizar su dinero, operando en los mercados. ¿Simple, verdad?. Si fuera tan fácil, todos seríamos millonarios, ¿no crees?.

Los mercados son un juego de suma cero. Es decir, para que tu ganes otro debe perder. Pero claro, la proporción de ganadores contra perdedores no está precisamente equilibrada. Según las estadísticas, solo el 5% (varía entre el 1 y el 10% según las fuentes) de las personas que invierten (bolsa, trading, cripto, etc) ganan dinero de manera consistente. El resto acaba perdiendo toda su inversión. El problema es que este 5% se queda con el dinero del otro 95%, y por ello se conoce como Smart Money, o Dinero Inteligente. Ya que saben ganar donde y cuando otros pierden.

De manera general se considera que el dinero inteligente o Smart Money es el capital controlado por inversores institucionales , expertos del mercado, bancos centrales, fondos y otros profesionales financieros. Entonces, ¿yo a nivel individual no puedo ser Smart money?. Claro que sí. A pesar de que es cierto el dicho de que “el dinero atrae al dinero”, no es solo un tema de cantidad (de dinero), sino de una manera de ver el mercado. Una filosofía…

Por ello, si quieres ser Smart money, puedes serlo. Solo debes pensar y actuar como ellos. ¿Quieres saber más?. ¡Sigue leyendo!

¿Es un tema de inteligencia?

Nooooo!!. No te confundas por la semántica, a pesar del término “Dinero inteligente”, la inteligencia o el cociente intelectual (CI) no es especialmente relevante en esto del trading o las inversiones. Según afirma William Eckhardt, en el libro “Los nuevos magos del mercado” de Jack D. Schwager, el cual te recomiendo encarecidamente si no lo leíste, “No he visto mucha correlación entre el buen trading y la inteligencia. Algunos traders destacados son bastante inteligentes, pero hay otros que no lo son. Muchas personas increíblemente inteligentes son traders horribles. La inteligencia media basta. Más allá de eso, la composición emocional es más importante”.

En resumen, pesa más un buen equilibrio y control emocional que una inteligencia suprema. Fíjate que el tema del control de las emociones y la psicología del Trading/inversiones en general está presente en casi todos los aspectos que definen al Smart Money.

La clave: formación + información = oportunidad

Tras las primeras semanas de la Pandemia por Covid19 se publicaban en la revista New Yorker las declaraciones de un inversor que afirmaba: “No conocerás a nadie que haya ganado tanto dinero como yo”.

Se refería concretamente a alguien que se había hecho millonario comprando acciones de la empres 3M, uno de los principales fabricantes de mascarillas del mundo.

Apostó a que cuando el virus llegara a Estados Unidos, esa compañía accedería a contratos con el gobierno que aumentaran su producción y sus beneficios.

En este caso, el inversor había estudiado a fondo las consecuencias que tuvo en la economía las anteriores pandemias como la del SARS, la del N1H1 o la del Ébola.

Por lo tanto tenía más información que cualquier otra persona y supo utilizar en el momento adecuado para adelantarse a lo que iba a suceder.

Así que cuando en diciembre 2019, cuando empezó a oírse que había un nuevo coronavirus en China, realizó algunas inversiones que le han reportado un 2.000% de beneficios, según dijo a la revista.

Eso es un caso de dinero inteligente. De hecho al dinero que consigue predecir lo que va a pasar y adelantarse al mercado se le denomina “smart money”. Sobre todo cuando alguien lo consigue de forma consistente durante mucho tiempo.

¿El dinero inteligente cuenta con información privilegiada?

Se podría pensar que el inversor del caso anterior contaba con información privilegiada de algún tipo que le permitió esa ventaja que finalmente le hizo ganar millones. Según se planteó la noticia, no creo que este fuera el caso. Según parece se trata del caso en el que un individuo, haciendo “la tarea”, pudo formar parte de ese selecto grupo de inversores que tienen éxito, el Smart Money.

Dicho lo anterior, también te digo que una de las acepciones que se usan para referirse al dinero inteligente es la relativa a la fuerza colectiva del gran dinero que puede mover los mercados. En este contexto, el banco central es la fuerza detrás del dinero inteligente, y los operadores individuales están subidos a las faldas de este. Este tipo de grandes inversores institucionales si cuenta con información privilegiada que usan en su beneficio, realizando una manipulación burda de los mercados.

¿Entonces como puedo formar parte del Smart money?

Según mi experiencia y mi opinión, si quieres ser un inversor inteligente, debes cumplir las siguientes características:

Estar bien formado.

Es decir, tiene una formación financiera (no tiene por qué ser académica) adecuada, que le permita conocer y operar en los mercados. Principalmente debe conocer los distintos tipos de mercados, sus ciclos, sus correlaciones y manejar herramientas de análisis técnico y fundamental que le permitan llevar una operativa con resultados consolidados y mantenidos en el tiempo.

Además de eso, es imprescindible (al menos para mi) contar con formación en psicotrading o piscologia de las inversiones, para ser capaz de dominar el estrés y las emociones en general que afloran en ciertos momentos durante la operativa. Una decisión tomada bajo el efecto de emociones (sea cuales sean) pueden tirar por la borda todo el trabajo anterior. Pudiendo provocar menores ganancias o incluso pérdidas.

Todo esto anterior no es algo fácil, ni rápido de conseguir. Por lo general se necesitan años para alcanzar este nivel de conocimientos, formación y estabilidad mental. Si estás empezando, solo te puedo decir que leas, leas y leas. Aprende, asimila e intenta poner en práctica lo que vas aprendiendo para agilizar la asimilación. Al principio en backtesting o cuentas Demo, hasta que tengas tu operativa funcional.

Hace la tarea.

Esto lo afirman grandes inversores como Jim Rogers (autor de grandes Best Seller sobre inversiones como “Hot Commodities”). Un inversor inteligente no entra en cualquier momento al mercado, porque un amigo o un cuñado le ha hablado de una activo con muy buenas perspectivas. Céntrate en hacer tu tarea, basándote principalmente en estos 3 puntos:

  • Conoce el mercado/activo en el que inviertes.
  • Busca mercados emergentes con potencial de crecimiento.
  • Establece un plan

Veámoslos en más detalle:

Conoce el mercado/activo en el que inviertes.

El Smart money invierte en activos que tiene bien estudiados, sobre los que ha hecho profundas investigaciones, que conoce las circunstancias que le rodean actualmente, que le pueden rodear en un futuro si se desarrolla alguna circunstancia que se espera que ocurra, y como se ha comportado en el pasado ante similares circunstancias. Por lo general, su dogma es “compra barato, vende caro”. Basado en esto, suele buscar mercados o activos que actualmente se encuentren en mala situación (depreciados) pero que tengan (cierto) potencial de prosperar en un futuro (media-largo plazo, dependiendo del perfil de inversor).

Busca mercados emergentes con potencial de crecimiento.

Un ejemplo: actualmente un inversor inteligente no se fijaría en intentar invertir en las Bolsa de EEUU, ya sea en sus acciones, índices o bonos. Llevan subiendo desde los años 80, y actualmente todo apunta que se encuentra en su Fase 4 de subida parabólica. Lo que se espera de ellos, es un crash inminente. En este caso solo se fijarían en ellos para entrar en Short. En otro caso si quieren aprovechar los ciclos alcistas, se fijarían mercados más deprimidos actualmente como podría ser la Bolsa Rusa o de países con potencial de desarrollo y crecimiento en los próximos años como Namibia. En estos momentos se puede comprar en esos mercados a precio de saldo, con un potencial ratio riesgo-beneficio muy elevado.

Establece un plan

Además esta tarea no incluye solo el estudio del activo, del mercado y de las circunstancias (presentes, pasada y las posible futuras). El inversor inteligente estudia y establece su plan de inversión o plan de trading. En el que decide, basado en su Gestión de Riesgo (GR), el tamaño de su posición (allocation o cantidad de dinero invertido), los puntos de Stop loss y Take profit, una posible estrategia de recompras para promediar el precio de entrada, en caso de que en algún punto la operación se vaya temporalmente en su contra.

Además establece los puntos de entrada y de salida. Igualmente para la salida debe tener una estrategia donde se contemplen varios posibles escenarios. Es decir, debe tener unos puntos de objetivos mínimos a alcanzar, según su análisis, que pueden ir incluso más allá, lo que le dará mayores beneficios si mantiene (es paciente) la operación.

En ese caso deberá establecer tomas de ganacias parciales, para asegurar ganancias, y quizás una estrategia de trailing stop en la que coloca un Stop Loss, una vez en zona de ganancias en una zona razonable (p.e. un 20%) por debajo del precio actual, para que en caso de que una vez alcanzado y superado el target inicial, si este se devuelve, siempre salgamos de la operación con beneficios.

Es paciente.

Según Warren Buffett: “Los Mercados son un mecanismo por el cual se transfiere dinero del impaciente al paciente”. Y subrayo totalmente esta afirmación. Es así, tal cual.

La mayoría de los inversores (dumb money) que acaba perdiendo dinero en los mercados es entre otras cosas, porque aunque hubieran hecho la tarea, como se explica en el punto anterior, no tienen la paciencia suficiente para sostener su inversión el tiempo que esta requiere. Generalmente se salen de la operación, a pérdidas, antes de lo debido, ante cualquier corrección que altere el precio del activo que están operando. Justo después de eso, el activo retoma su camino nuevamente y quizás ahí alcanza el punto objetivo que tenía establecido previamente. En este punto se hace patente una vez más la necesidad de conocimiento de los ciclos de mercado, así como la gestión de las emociones. Si alguna de estas características falla, no se tendrá la paciencia suficiente para poder finalizar con éxito el plan de trading o inversión establecido.

No se deja sobrepasar por las emociones.

Como ves es algo común a la mayoría de los puntos. Pero lo refiero nuevamente, porque para mí es este el factor determinante en la mayoría de las inversiones que acaban con pérdidas.

No es avaricioso.

Nuevamente aparecen las emociones y la avaricia es una de ellas, que debes tener muy a raya en las inversiones. A todo el mundo nos gusta ganar, y todos queremos ganar más. Pero si quieres ser “Smart money” debes ceñirte a tu plan de Trading. Basándote en todos los datos que te ha generado el “hacer la tarea” sabrás cuando entrar, cuando salir y la estrategia a seguir en los distintos escenarios posibles. Los cuales tendrás que seguir al pie de la letra, conforme se vayan desarrollando. De nada vale establecer una operación en el mejor punto de entrada, antes de que se desarrolle una fase parabólica del mercado a tu favor, si no te sales a tiempo, y finalmente te pilla la caída posterior. Tirando por tierra todos o gran parte de tus beneficios.

Controla el tempo (ciclos de mercado).

Esto te lo dará el “hacer la tarea”. Si has estudiado el activo, el mercado, los ciclos y las circunstancias del mercado sabrás cuando debes entrar, como debes entrar, así como cuando y como debes salir de una operación.

Aprovecha las oportunidades.

Al igual que el inversor de las mascarillas, del ejemplo anterior. Tienes que estar preparado, en todos los sentidos, para cuando llegue el momento. De nada te sirve llevar años de preparación y formación, haber hecho la tarea estudiando todo sobre el activo en cuestión que quieres operar, si cuando se dan la circunstancias de invertir, no tienes cuenta abierta u operativa en el broker que opera dicho activo, o no tienes el capital necesario para abrir la operación que tenías estudiada. Ten en cuenta que hay ocasiones en las que los ciclos de mercado solo vuelven cada 4, 10, o 20 años. El mercado (casi) siempre te da oportunidades de re-entrada, pero ya no será la operación que habías diseñado y quizás te toque rehacer las proyecciones, adaptando las nuevas circunstancias.

Conclusiones

“Aunque hay pocas pruebas empíricas que apoyen que las inversiones de smart money obtienen mejores rendimientos que las inversiones realizadas por inversores menos expertos, los movimientos de estos inversores tienen mucha influencia a la hora de especular en el mercado, dice Alfredo Álvarez-Pickman, gestor del fondo Key Capital Ocho.

Solo quienes hacen la tarea, operan con paciencia, controlan el tempo y las emociones (y cuenta con liquidez) pueden aprovechar los movimientos de los precios para beneficiarse de ellos.

Otros artículos de interés relacionados:

COLABORA CON EL CANAL

Recuerda que comparto todo este trabajo de manera gratuita. Si quieres mostrar tu agradecimiento el canal lo único que te pido es que te registres en la newsletter y a nuestro canal de Youtube.

Otras maneras de colaborar con nosotros de manera indirecta es comprando los artículos comentados, o bien registrándote en los exchanges y distintas plataformas, a través de los enlaces que hemos dejado en los artículos.

Si aún así quieres mostrar más agradecimiento puedes realizar una donación en paypal o criptomonedas en el apartado “DONACIONES” que encontrarás en la página de inicio de nuestra web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *